domingo, 22 de noviembre de 2009

bueno antes que nada queria pediros perdon por no poder actualizar pero es que no me deja el ordena hay un problema a si que no podre actualizar hasta que arregle el asuntiyo espero que me tengais paciencia

sábado, 7 de noviembre de 2009

NUEVA HISTORIA

BUENO CHICAS TENEMOS NUEVA HISTORIA ESTA VA QUE EDWARD ENGAÑA A BELLA DIAS ANTES DE SU BODA SITUADO ANTES DE AMENECER.OS DEJO UNA INTODUCCION.Ha pasado un año desde que encontré a Edward follando con la zorra de Tania todavía me acuerdo como fue.
Flasckback
Aun lo recuerdo Edward ya no me tenia esa mirada me di cuenta de que esa mirada se la estaba dirigiendo a Tania, ese amor se o estaba dando a ella .
Una tarde que Edward se había ido a cazar yo me quede con emmet.
-Emmet quiero que me lleves a mi prado-le dije yo muy decaída, porque sabia que Edward algo me ocultaba .
-Vamos-dijo mientras me subía en su espalda.
Estuvimos corriendo hasta que llegamos al claro, donde jamás imagine lo que me encontré Edward estaba con Tania penetrándola totalmente mientras gemía, no me lo podía creer después de haberlo hecho yo con el aquí estaba el fallándosela, estaba llorando, ese par de estupidos no se dieron cuenta de que nosotros estábamos ahí.
-Tania yo te a…- no le deje acabar.
-Edward…-susurre.
Justo en ese momento el levanto la cara hacia donde estábamos emmet y yo . Lo vi. en sus ojos había una lujuria por ella, ahora me di cuenta de que el ya no me amaba, en ese momento decidí que Edward Cullen ni nadie de su familia volvería a saber de mi por que ellos lo sabían y jamás me contaron nada.
En ese instante me gire hacia emmet.
“Llévame a casa”-le susurre a emmet.
-No bella espera-le oí decir.
-TU HIJO DE P…-no yo no me rebajaría a ese nivel - A MI NI SE TE OCURRA VOLVER HA HABLARME EN TU EXISTENCIA, TEN AQUÍ TIENES TU ESTUPIDO ANILLO-se lo tire a la mano de Tania-ELLA ES QUIEN LO TIENE QUE TENER NO YO, SABES ESPERO QUE POR LO MENOS A ELLA NO LA ENGAÑES CON OTRA ANTES DE UNA BODA, Y PESAR QUE ME SEPARE DE JAKE SOLO POR TI, ME ENTREGUE A TI-dije acordándome de mi mejor amigo y de la anterior noche-NI SE TE OCURRA BUSCARME-dije llorando-ADIOS.
En ese instante emmet me cogio en brazos y me llevo a casa, entramos por la ventana.
-Emmet tu también lárgate de aquí-le dije con lagrimas en los ojos.
-Pero…-no lo deje terminar.
-PERO NADA EMMET, USTEDES SABIAN QUE EL ME ENGAÑABA- dije acordándome de que ellos ya se portaban extraños con Edward-Y AUN ASI NO ME LO DIJERON-dije ya al borde de la histeria..
-ASI QUE NO QUIERO SABER NADA DE LA FAMILIA CULLEN. LARGATE-en ese momento el ya había salido de mi casa.
Sabia que vendría a buscarme Alice o el propio Edward así que cogi la maleta que traje cuando vine aquí y metí toda la ropa que tenia, estaba ya todo estaba listo, bajaba por las escaleras, me despediría de mi padre.
El estaba en el salón.
-Papa me voy-le dije llorando.
-Hija ¿Por qué?-me dijo triste.
-Papa te llamare a explicarte, te lo prometo-dije mientras lo abrazaba.
Mientras me iba pregunto.
-Bella ¿Dónde vas? y ¿la boda?-pregunto.
-Papa donde me voy te lo diré por teléfono y la boda se cancela, TE QUIERO-le grite mientras me iba en mi camioneta-PAPA PASA POR ELLA EN EL AEROPUERTO PORFAVOR-grite mientras me iba, un coche me seguía por lo que tuve que poner mi mejor aceleración sabiendo de quienes se trataba asi que fui a la push el único lugar que no podían pisar.
Me ayudo Leah y me llevo al aeropuerto dirigiéndome a Florida.
FIN DEL FLASCKBACK
Y pues esa noche de pasión trajo a la cosa mas hermosa del mundo mi pequeña reneesme.
Tiene 2 meses de nacida y a sido lo mejor que me ha pasado es la niña de mis ojos.
Estoy cogiendo un avión con destino a las vegas tenia que ir a ver jugar a phil, mi madre se había adelantado.
Mientras que mi pequeña reneesme se empezaba a despertar era tan hermosa, el pelo de el color broncito de su padre, mis ojos , pequeños rizos cayéndole por el cuerpito, mí hija era hermosa y pues Edward jamás supo de ella y cosa que jamás sabrá. Todos la querían, es la mimada de mi madre y phil.






miércoles, 4 de noviembre de 2009

-Espera Carlisle-escuche la voz de Esme quien iba tras él, supe que se dirigía a mi habitación, no me moví
-Isabella- toco la puerta
-Adelante
-Emmett y Edward me han contado lo sucedido esta tarde, que es lo que tienes que decir a tu defensa?
-Bella, se que bebiste sangre de un animal- no le importo la forma en que la veía Carlisle
-Si lo hice
-Esme, podrías ir con los chicos, quisiera hablar a solas con Isabella
-Bella- nunca me había hecho mucha gracia que me llamaran Isabella
-Pero Carlisle
-Por favor Esme- no hablo hasta que Esme abandono la habitación, se aseguro de que hubiera bajado hasta donde estaban los demás- tienes una idea de quién podría ser el intruso?
-No, en lo absoluto, sentí el aroma de un vampiro que no era familiar y fui a ver de quien se trataba, pero sintió la esencia de Emmett, Edward en combinación con la mía y se marcho
-Y cuando ibas tú solamente, siguió en su sitio o continúo moviéndose
-Parecía que estaba inmóvil, no sentí que se moviera
-Así que se marcho en cuanto sintió el aroma de los chicos-Carlisle
-Si- respondí y fue ahí cuando me percate de lo que me estaba insinuando
-Y dime porque no se movió cuando solo sintió tu aroma?
-No lo sé, pero debo de decir que no haría nada que los pusiera en riesgo
-Por qué debo de creerte?
-Jamás traicionaría a las personas que me están brindando un lugar donde quedarme
-Cuando llegaste no parecía que te importara eso en lo absoluto, sino todo lo contrario, dame una razón por la cual no deba dudar de ti
-No tengo una razón, para que ese vampiro se comportara de esa manera- era verdad no lo sabía y ellos estaban en todo su derecho de desconfiar de mi
-Te mantendré mas vigilada, no permitiré que arriesgues a mi familia y todo lo que he protegido por años
-Se que tus razones para desconfiar de mi son enormes, pero digo la verdad al decir que no sé quién era el intruso
-Te das cuenta de que atacaste a Emmett
-Tengo que soportar sus burlas, él me reto-me puse de pie, el grandulón me había retado
-Y eso es un motivo para atacar?
-No permito que nadie se burle de mí y mucho menos dejo un reto
-Debes de aprender a controlar tu temperamento
-Porque solo me lo dices a mí, si él no hubiera dado pauta no lo hubiera atacado
-Emmett no tenía la culpa de tu estado, sé que no debió de ser sencillo doblegarte a beber la sangre de un animal, pero no por ello debías de desquitar tu coraje con él
-No lo ataque por sentirme enojada internamente, si no por su reto
-Debes de aprender a controlar tus hábitos, Emmett no conoce de límites
-Entonces es hora de que alguien se los presente-sonreí
-No quiero saber que esto se repite, porque tendrás que marcharte, pero recuerda que tu lugar junto a Aro está en juego, el no quiere en su grupo a un vampiro sin agallas- me dejo sin palabras, sabía que tenía razón respecto a lo de Aro, no podía marcharme, tenía que soportarlos-Mañana iré a Seattle
-Yo iré
-No creo que sea conveniente, no quiero arriesgarme a que tus instintos salgan a flote y ataques, con lo sedienta que debes de estar aun
-Lo puedo controlar- recordé que me había detenido de atacar aquel chico en medio del bosque- ya lo hice una vez
-Creo que el que te hayan detenido de atacar a un hombre, no cuenta- remarco la palabra “Detenido”
-Se que esa no cuenta, pero no me refería a esa- gire mi rostro hacia la ventana no quería ver su rostro cuando supiera, se burlaría? Me vería con lastima?
-Entonces a cual te refieres?- su voz se había relajado
-Fue justo después de que tuve la charla con Esme, me interne en el bosque quería aclara mis ideas, cuando sentí el aroma del humano, fui hasta él, pero no lo pude hacer, era mi oportunidad ninguno de ustedes estaban ahí, me aleje de él y regrese, estaba frustrada por no haberlo hecho, y que es lo que pasa, Rosalie la defensora comienza una batalla verbal, de no haberla detenido la hubiera atacado, me estaba controlando-me arme de valor y lo vi directo a los ojos, estaba segura que analizaba si era verdad-y aun así te atreves a decir que no se controlarme?
-De verdad hiciste eso?
-Si, lo hice, es tan difícil de creer?-dije dejando que mis emociones salieran a flote mi voz parecía más una súplica que otra cosa
-Si, es muy difícil de creer, pensare si es conveniente que vayas a Seattle
-Conveniente?, yo estoy aquí por ello, y planeas que me quede aquí cruzada de brazos
-No me planeo arriesgar- se dirigió hacia la puerta-nos vemos después
Salió de mi habitación, escuche cuando llego junto a los demás quienes también parecían ansiosos de saber por donde había ido nuestra charla
-Carlisle, que le has dicho?
-La has echado al fin?
-Déjenlo hablar
-Alice tu viste algo de que bella se contuvo de atacar a un humano?
-Que hizo qué?
-Contenerse de atacar a un humano-repitió
-Lo viste o no Alice?- volvió a preguntar Edward
-Si lo vi
-Porque no lo dijiste-cuestiono Edward
-Como saben mis visiones toman rumbos diferentes, y pensé que se había modificado cuando quiso atacar aquel hombre, es por ello que no la mencione
-Deben de darle una oportunidad- No entendía porque Esme me defendía
-Oportunidad?, viste que fue capaz de atacar a Emmett
-Lo vi Rose, pero él comenzó
-De parte de quien estas?
-Emmett, estoy mintiendo al respecto, fuiste tú el que la reto
-Tiene razón-arrastro las palabras
-Mañana Edward, Jasper y Alice iremos a Seattle, Bella ira
-Y nosotros qué?
-Le harán compañía a Esme, son los que han tenido mayores roces con bella
-Todo por culpa de esa…
-No lo digas Rosalie, no todos tenemos la misma suerte-intervino Esme cortando la frase de Rosalie
Alice me aviso que al día siguiente partiríamos a Seattle, aprovecharíamos que Carlisle tenía que ir a recoger unos estudios del hospital, así podríamos intentar encontrar algún rastro, nos marchamos temprano en el auto de Carlisle, yo iba entre Alice y Jasper, llevaba mis gafas de sol a pesar de que el día estaba completamente nublado, no me sorprendería que comenzara a llover, pero debo de agradecer eso ya que nos permitiría andar entre los humanos con mayor libertad, mi reto comenzaba.
-Alice mantente al tanto de los movimientos de bella, y Edward al primer indicio llévala lejos, no podemos poner en riesgo a nadie
-Como digas-prácticamente Alice había saltado fuera del auto con gran emoción.
-Por donde comenzamos?
-Que les parece si por el centro comercial-señalo el edificio que estaba justo enfrente
-Estas loca?- se sobresalto Edward
-Vamos no pasara nada, además Bella necesita un poco de ropa nueva-me tomo de la mano y me llevo con ella intente controlarme estaba siendo invadida por miles de exquisito aromas, corazones que latían a un ritmo completamente tentador.
-Se que te encantara-yo solo asentí, observe la ropa intentando distraerme en ello, tomo dos blusas mientras Alice ya tenía blusas, pantalones, faldas, vestidos en sus brazos, debo de decir que fue divertido verla probarse casi media tienda, mientras los chicos se mantenían fuera de esta, nos veían de vez en cuando para checar que todo estuviera bien, yo compre un par de blusas y unos jeans, mientras Alice casi todo lo que se había probado.
-Ya que saciaste a tu compradora compulsiva, podemos comenzar con nuestra tarea
-Solo una más Edward, necesitas un par de zapatos que vi en Internet-Alice quien daba saltitos-Por favor
-Jasper controla a tu novia
-Verdad que no hay problema-pregunto Alice, a lo que Jasper solo se encogió de hombros, Alice lo beso yo me gire hacia un lado, no me apetecía ver tanto cariño
-Pero que sea rápido- tardamos cerca de 1 hora en la zapatería, Alice parecía disfrutarlo y a mí me estaba atormentando, planeaba que me compara una zapatos dignos para un buen equilibrista, no era mi estilo, prefería algo mas cómodo, pero aprendí que no hay quien le gane a Alice cuando se trata de compras.
-Ahora sí, podemos enfocarnos a buscar rastros- señalo Alice pasándola algunas bolsas a Jasper quien no parecía del todo contento, pero no se negó
-Quieres que te ayude?
-Gracias, pero puedo con ellas-respondí caminando más aprisa
Estuvimos cerca de 5 horas caminando por los lugares donde se habían encontrado algunas de las victimas que nosotros sabíamos habían sido por culpa de vampiros, pero no había ningún rastro, mi garganta me quemaba, mi ansiedad crecía, pero no podía ceder, sabía que estaba a prueba aunque no me lo hubieran dicho.
-Son bastante listos, no dejan rastros
-Deben de moverse con regularidad para no dejar rastro-secundo Jasper
-No estamos ni cerca de ellos, si vamos hacia otro lugar que no sean estos, tal vez tendríamos más suerte
-Si- me apoyo Alice
Caminamos hasta el punto donde nos encontraríamos con Carlisle, Alice parecía disfrutar el paseo, Jasper solo la seguía era un chico muy extraño, Edward iba junto a mi tenía su vista puesta al frente, pero sabía que estaba al pendiente de mis movimientos, el ardor era insoportable, jamás había estado tanto tiempo entre humanos sin alimentarme, me detuve y deje que el aroma penetrara mis sentidos, solo escuche que Alice llamaba a Edward.
Me gire hacia él y vi que me veía cuidadosamente, tenía que hacer algo, deje de respirar pero el sonido de los corazones me invadía, gire mi rostro a ambos lados, y sin pensarlo me aferre a Edward escondí mi rostros en su pecho, tenía mis brazos aferrados a su cintura, respire profundamente y solo el aroma que él desprendía me lleno.
-Estamos cerca, Carlisle nos espera en el auto-señalo Alice quien me quito las bolsas que traía en mis manos
-Sácame de aquí- le suplique, no sabía cuánto más me podía contener y en un rápido movimiento, sentí que Edward me tomaba en brazos y caminaba mas rápidamente, se metió junto conmigo al auto donde ya nos esperaba Carlisle
-Sucedió algo?- pregunto cuando puso el auto en marcha
-Debemos sacarla de aquí- el olor se hacía cada vez más escaso, me pareció un gran castigo, pero sin duda había pasado la prueba, levante mi rostro y encontré con sus ojos, no negare que me sentí avergonzada pues estaba aun es sus piernas , me moví y me senté entre él y Jasper
-Ya estas mejor-me pregunto Alice, girándose para verme, yo solo asentí y vi que Carlisle me veía por el retrovisor
-Obtuvieron algún rastro?- le agradecí que cambiara, la conversación pero lo que más me sorprendió fue ver que parecía a ver sonreído cuando me vio por última vez a través de espejo
-No, estuvimos en los lugares donde habían encontrado las victimas pero nada, y no podía ver nada- su voz cantarina sonó frustrada
-Son demasiado listos
-Hasta el más listo, comete errores
-Jasper tiene razón, tenemos que estar al pendiente de ello- mi voz sonaba un poco áspera debido a lo sucedido
-No tenemos alternativa- el resto del camino de vuelta fue un poco más agradable, aunque yo no participe en la conversación
Cuando llegamos a casa Emmet y Rosalie haciendo un castillo de naipes mientras Esme limpiaba los objetos de plata que había.
-Como les ha ido?
-Muy bien- le respondió mientras le daba un beso en la frente
-Veo que no perdiste el tiempo-señalo
-No son todas mías, algunas son de Bella, sabes que puedo llegar a ser muy persuasiva
-Oh fastidiosa-alego Edward quien recibió un golpe por parte de Alice, y tanto Rosalie como Emmett parecían furiosos por el cambio que tenían sus “hermanos” conmigo, al igual que yo era desconcertante.
-Si me disculpan, quiero ir a mi habitación- se me había he-Carlisle que sucedió
-Esme por qué piensas que sucedió algo
-Por que antes de irse esta mañana tu actitud hacia bella era muy diferente a la que acabo de presenciar
-Ella se contuvo, tuve la visión de que estaría a punto de atacara a un hombre- respondió Alice
-Y ella no lo hizo, tiene un autocontrol esplendido- el asombro de Jasper seguía perplejo
-Creo que la opinión respecto a ella, va a cambiar
-No generalices, que haga algunas cosas buenas por intentar ganárselos no implica que está cambiando y que nos tenga que agradar
-Si Rose, tiene razón
-No los obligare a nada, pero por el bien de esta familia sería bueno que lo intentaran
-No, no y no
-Déjalos Esme, cambiaran de parecer-susurro Alice
-Tengo que mandar un archivo al hospital, si me necesitan estaré en el mi despacho
-Vamos, te reto a un juego de ajedrez-Alice quien se había llevado a Jasper
-Creo que será mejor que termine de limpiar esto, siempre lo dejo a medias
Edward se encamino hacia su piano, en su mente no dejaba de rondar la imagen de Bella, esa bella vulnerable y que parecía asustada, pero sin duda de gran fortaleza, había logrado abstenerse de atacar, un entrenamiento que sin duda le tomaba años a cualquiera y ella lo estaba logrando en un tiempo record, se sentó frente a su piano.
Escuche que todos volvían a sus cosas y no tocaban mas el tema, quería salir, huir de aquí, estaba volviéndome vulnerable a ellos, ya solo era una apariencia, aunque me cueste creerlo me estaban cambiando, llevaba ya casi 2 semanas aquí, y ya podía decir que conocía a grandes rasgos a cada uno de ellos
Esme era la clase de mujer que representaba un papel perfecto de una madre y actuaba como René lo que me asusto, no estaba preparada para esto, Carlisle aunque intentaba tratarme con frialdad por el comportamiento que había tomado, pero se notaba que era un hombre con un gran corazón bueno aunque suene irónico, pero era así, se entregaba por completo a su familia.
Alice era una chica dulce y desinteresada y no debo olvidar mencionar una compradora compulsiva, Jasper a pesar de dar la apariencia de ser extraño y que era uno de los que menos conocía, podría asegurar que no era muy diferente a Alice. Rosalie y Emmet eran los más obstinados y débiles en temperamento, explotaban con mayor facilidad que los demás, pero tenían su lado sensible, no podían permitir que hirieran los sentimientos de Esme o de alguno que ellos quisieran por que salían a su defensa.
Y por ultimo y por ello menos importante Edward, era el que mayor perturbación me causaba, siempre a mi cuidado sin importar lo mal que me había portado, y no podía olvidar que hace unas horas me había protegido, no tuve que pedirle dos veces que me sacara de ahí, lo hizo al instante, yo en su lugar no hubiera movido un solo dedo, mas si esa personas me hubiera tratado como yo lo había hecho, pero él era noble
Era remordimiento lo que sentía?, ni un gracias había sido capaz de decirles, ellos estaban sacrificando mas que yo, me levante del sillón y baje, aunque todos fingían estar ocupados en sus actividades, Emmet y Rosalie seguían construyendo su torre de naipes, que a juzgar por lo que vi, habían comenzado de nuevo; Jasper y Alice se debatían en una partida de ajedrez y Edward estaba frente al piano haciendo unas partituras, me fije que Esme estaba de nuevo sentada en la mesa del comedor terminando de limpiar unos adornos, fui hasta ella al llegar al umbral de la puerta me detuve
-Esme-dije lo más bajo posible esperando que no me escuchara como si eso fuera posible sabia que todos me escucharía
-Bella- sonrió ampliamente –te puedo ayudar en algo?
-Es solo que…- tome una gran bocanada de aire para poder continuar- te debo una disculpa, sé que mi comportamiento no ha sido el apropiado, ya que tu al igual que todos están haciendo un mayor sacrificio- no pude verla a los ojos sabia que solo encontraría lastima se que ahora estaba completamente perdida.
-No bella, tu sacrificio es mayor que el nuestro, y estoy completamente orgullosa de que te hayas abstenido de cazar- me levanto el rostro para que la viera directamente a los ojos, su mirada era dulce como la de Renee cuando intentaba animarme, sonreí levemente, por que comparaba a Esme con René? debía de dejar de hacer eso, era perturbador.
-Se que los chicos me odian y no los culpo, yo me odio -dije sin pensarlo de nuevo, esta mujer estaba haciendo que mi personalidad sensible saliera a flote
-Porque dices eso?- tomo mi mano y me dirigió para que nos sentáramos
-Porque es la verdad, jamás pensé que me convertiría en lo que soy y que mi vida diera este giro, sabes cuándo aun era humana el simple olor de la sangre me afectaba y ahora es mi alimento-sonreí
-Es irónico, Alice me conto lo que paso esta tarde y no puedo estar más orgullosa de ti
-El que sobreviví a su tarde de compras-dije, aunque sabía que se refería a mi casi ataque, pero no quería mencionarlo, en primer lugar porque no era algo de lo que podía alardear y segunda por que al hacerlo, recordaba que me había aferrado a Edward, no solo no dijo nada si no que me sostuvo, soy patética lo sé.
-Sí, eso es admirable, pero sabes a lo que me refiero
-Prefiero no tocar el tema, por ahora-esperaba no sonar grosera
-Está bien si es lo que deseas
-Se que te alimentaste ayer, y estoy segura que no te fue suficiente, tu rostro te delata un poco- toco mi rostro, debía de admitir era una mujer valiente, no se lo permitía a nadie.
-Basto para darme un poco de energía, pero mi sed se hizo más intensa después de estar en Seattle-conteste con sinceridad
-Podríamos ir mañana a cazar- la observe intentando no alterarme
-No fue de mi agrado la primera vez, pero ya no me quedaban fuerzas, eso no justifica que haya hecho seméjate atrocidad-me defendí
-No te juzgo, pero creo que será lo mejor mientras estés aquí con nosotros
-Que bueno que estas aquí, justo ahora pensaba ir a tu habitación-ambas nos giramos hacia Carlisle que había llegado junto a nosotras
-Que sucede?-pregunte intrigada, su voz parecía alegre pero su rostro un poco perturbado
-Quisiera hablar contigo de algunas cosas, acompáñame a mi despacho
-Ve, mañana seguiremos- me quede de piedra al sentir los labios de Esme sobre mi frente ahora entendía porque la querían tanto, era una mujer maravillosa, salí de la cocina y fui tras Carlisle, los demás seguían en sus cosas como si no notaran mi presencia, bueno a acepción de Alice que me sonrió, entre después de Carlisle me indico que me sentara y así lo hice se acomodo frente a mi
-Bella, no negare que me sorprendió tu reacción de esta tarde - fue directo al grano
-Te dije que lo haría
-Tenía mis dudas acerca de ello, pero lo manejaste de una manera muy eficaz
-A que te refieres con eso?
-Huiste del aroma, cambiándolo por el de Edward, una táctica sorprendente, aunque en tu situación el simple aroma de Edward no hubiera significado nada, pero logro controlarte
-No del todo-dije girando mi rostro hacia la ventana recordando como el aroma que desprendía Edward me invadía, haciendo más tenue el de la sangre
-Pero, al menos impidió que atacaras, tu autocontrol es sorprendente aparentas más edad de la que tienes en realidad
-Aprendo con gran velocidad
-Ayer tuvimos una charla, ahora sé que no me mentiste, pero no está de más que tome mis precauciones, o tienes algún inconveniente
-No ninguno, como tú te sientas más cómodo- respondí sorprendiéndome de mis palabras-pero no he hecho nada de lo que debas preocuparte
-Aun no confió plenamente en ti- por primera vez sus palabras me lastimaron, escuche como una tormenta comenzaba, las gotas golpeaban las ventanas-pero estas a prueba, no lo eches a perder.
-Lo sé, pero las cosas cambian, debes de estar muy agradecido con Esme ahora entiendo porque la adoran-dije mientras me levantaba de la silla y me dirigía hacia la puerta me gire para verlo a la cara veía su semblante de desconcierto por mis palabras salí del despacho
Deje que mis pies me guiaran, baje hasta el primer piso, me sorprendió que todos miraran el televisor, camine hasta la puerta trasera y deje que las gotas de lluvia cayeran sobre mi rostro y cuerpo, me deje caer sobre un tronco que estaba al borde del bosque si me buscaban ahí me verían, no era necesario que ellos también terminaran empapados, cerré mis ojos dejando que el sentir el agua sobre mi cuerpo me relajara, escuchaba como los animales corrían a refugiarse de la lluvia, y el sonido del televisor escuche cuando Carlisle llego a unirse con su familia
-Que le has dicho a Bella, bajo y parecía perturbada- esa voz era de la de mi eterna defensora, estaba segura que me estaba señalando por la ventana, pero no quise mirar, en cambio levante mi rostro para sentir más firmemente el agua.
-La pregunta es, que es lo que tú le has dicho a bella?
-Yo?, respecto a qué?
-A todo, está muy cambiada a comparación de cómo llego hace una semana, su temperamento lo controla no ataca por defensa, escucha y se defiende de manera correcta parece otra
-Solo hemos hablado un poco de algunas cosas, se los dije era una chica un tanto aturdida, no conocemos su historia, así que no es justo que la juzguemos tan duramente, todos hemos pasado por momentos críticos, y hay que entenderla, aunque sea un poco, es joven y la vida irracional y llena de soledad junto a Aro no es de gran ayuda
-Pero eso quiere decir que dejemos que nos trate como basura, les recuerdo que ataco a Emmett y estuvo a punto de atacarme a mí
-Tu y Emmet son los menos indicados para decir algo al respecto, fueron los más problemáticos, o ya olvidaron cuando tuvimos que mantenerlos alejados de la casa por nuestra seguridad?, con respecto a los roces que han tenido con Bella, debo de decir que cada uno ha sido el culpable
-Bueno pero…
-No hay pero que valga Emmett, ella se nota que aun sufre, algo la atormenta sé que no es feliz con la vida que lleva, pero teme dejarla
-Wow, eres grandiosa Esme, increíble que en solo 2 charlas con ella, llegaras a esas deducciones, que ni yo he podido ver
-Si se dieran la oportunidad de platicar con ella, sin agredir, verían de lo que hablo- dirigiéndose más específicamente a una pareja que serian los más propensos a replicar, pero no dijo nada, sabía que él la había sacado de sus casillas esa tarde, de lo contrario ella no lo hubiera atacado
-Donde se metió- escuche la voz de Emmet quien giro su vista hacia la ventana y no me vio, sentí que todos se ponían de pie, me quede ahí sentada al borde de mi ventana, viendo la lluvia, caer su sonido era agradable.
-Está en su habitación
-Iré a comprobar si necesita algo- escuche que inmediatamente Esme se dirigía hacia mi habitación, me levante y me metí a la ducha, no quería hablar con nadie, solo necesitaba estar sola, por lo que restaba de esa noche.
Comprobó que seguía aquí, así que regreso con los demás, la noche paso sin mas incidentes, cerca de las 4 de la mañana estaba frente a mi Laptop, intentando encontrar algo que me guiara a los vampiros, comencé a escuchar una bella melodía, sin duda era el piano, cerré mi Laptop y me dedique a escucharla una, dos, tres veces, parecía que no se detenía, pero no me importo era una melodía hermosa, reflejaba nostalgia, admiración, tristeza, melancolía, era hermosa la tocaron hasta que el sol apareció he ilumino toda la estancia.
º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.cho ya un hábito, cuando quería huir, nadie dijo nada así que me marche

AFILIADOS