viernes, 23 de octubre de 2009

Isabella-escuche la vocecita de Alice, quien me había tomado por supresa, había estado tan inmersa en mis pensamientos que ni siquiera había percibido su aroma al acercarse
-Estoy bien-mi voz decía todo lo contrario
-Puedo pasar?
-No estoy presentable-intentado sonar educada y esperaba que captara que no quería ver a nadie aun.
-Esperare- supe que no se iría hasta que la dejara pasar, me debatí un momento-dame unos minutos
-Tomate tu tiempo- su voz cantarina sonó bastante feliz, me levante de mala gana recogí rápidamente mi ropa y la coloque en el cesto, alise mi ropa, abrí la puerta ella se giro con una sonrisa en su rostro pero de inmediato cambio –puedo entrar?
-Supongo que sí-me hice a un lado, para que pasara, con agiles saltitos logro llegar hasta el sillón, es que a pesar de que levante la ropa había algunas hojas regadas por el suelo-espero que no te importe el desorden
-Claro que no- se sentó en el sillón-sabes nos preguntábamos por qué no has salido en estos días de tu habitación?
-He tenido cosas que hacer, mi trabajo es encontrar a esos alborotadores, y no ha sido nada fácil, las cosas están muy tranquilas para mi gusto, no hay rastros que pueda seguir-me encogí de hombros- mi trabajo se atrasa, debo de terminar antes de que algo suceda
-Lo sé, no he podido ver nada, pero sé que siguen ahí, en algún lugar
-Creo que saben que los buscamos, es por ello no han hecho nada de lo que podamos darnos cuenta-dije aun de pie con la puerta cerrada a mis espaldas
-Hoy iremos de caza, Jasper, Rosalie, Carlisle, Esme y yo, me preguntaba si quisieras ir con nosotros, de esa manera Edward y Emmet nos acompañarían
-Paso-no pude evitar que un gesto de asco se formara en mi rostro, sabía que cazarían “su dieta” y no me apetecía quería un humano lo necesitaba más que nunca
-No sé si te has visto estos días al espejo, pero en verdad te vez horrible, se nota tu sed
-Y la tengo-admití- pero no deseo saciarla a base de su dieta
-Ya veo, pero al paso que vamos con los vampiros fugitivos puedes morir de sed
-Lo sé
-La propuesta sigue en pie, si deseas acompañarnos lo puedes hacer- estaba frente a mí, me hice a un lado para dejarla pasar, mi sed era inmensa pero no caería de esa manera, note un brillo de desdén en sus ojos, pero no le di importancia, escuche cuando se marcharon y las quejas de Emmet por tener que quedarse a cuidar de mi.
Por primera vez en varios días, abrí la ventana dejando que la brisa penetrara en la habitación, me detuve como el primer día dejando que recorriera mi rostro, y ahí en ese trance llego el aroma de un vampiro, que no me era familiar, no era ni de Emmet ni mucho menos de Edward, y el rastro de los demás lo había perdido hace ya más de una hora, tenía que ir a cerciorarme, brinque por la ventana, y me moví sigilosamente entre los arboles siguiendo el aroma, pero como lo había imaginado, de pronto se vio mezclada por las de mis niñeros, y parece que él se dio cuenta de ello porque había salido huyendo, su aroma había dejado un rastro lo seguí hasta que una mano me atrajo hacia el haciendo que chocara contra su pecho de mármol, cerré los ojos con furia emitiendo un gruñido, se había escapado.
-De nuevo de caza?
-Es que no sintieron el aroma?
-De quien era?- esa voz aterciopelada me hacía sentir extraña
-Eso es lo que quería averiguar, estaba demasiado cerca de su casa, no había tiempo que perder, salí tras él, pero se percato al percibir su aroma, sabía que lo habían descubierto
-Tienes un aspecto espantoso- me dijo en grandulón con una enorme sonrisa, gire mi rostro y Edward solo me observaba sin decir nada
-Hace cuanto que no te alimentas?- después de analizarme había hablado
-Hace más de una semana- me sorprendí de que fuera hace tanto tiempo
-Emmet tiene razón esta vez luces mal, deberías de alimentarte
-Esto es memorable, Edward admites que tengo razón en algo- su voz sonó incrédula, lo que me hizo sonreír al ver la cara de total frustración de Edward, aun así lucia bien, pero que estaba pensando
-Como planeas que me alimente, si no me lo permiten, si es por ello que tengo un par de niñeros, además de que Esme me dijo que no lo puedo hacer aquí, por el tratado que tienen con esas bestias
-Desde cuando te importa lo que es bueno para nosotros y lo que nos perjudica-
-No solo existe la sangre humana- maldita voz aterciopelada
-Animales, no- me estaba cansando de repetirlo, no podía negar que estaba realmente agotada, por haber perseguido aquel vampiro, necesitaba beber algo pronto
-Y como planeas sobrevivir entonces, si no quieres casar nuestra dieta-pregunto Edward quien había enfatizado nuestra dieta
-No me alimentare hasta que este esto resuelto
-Esto está en el hoyo-esta vez tenía que darla la razón al grandulón
-Estas en lo cierto
-Wow dos veces en el mismo día, que me dan la razón
-Y nosotros que no creíamos que tu cerebro funcionara- parece que había visto la sonrisa que casi se formo en mi rostro, por lo sarcástico de su comentario, no puedo negar que fue gracioso
-Pero aun no contestas en base a que te alimentaras entonces
-No lo sé-les di la espalda, comencé a caminar rumbo a casa cuando percibí un dulce aroma deje que invadiera mis sentidos, Edward y Emmet lo sintieron se dejaron ir contra mi reteniéndome, pelee con ellos pero mis fuerzas eran débiles me contuvieron, pero no sin recibir un par de golpes, cuando el aroma desaparecía me soltaron, me puse de pie pero todo me dio vueltas me apoye en el árbol más cercano y ellos solo me observaron
-Te encuentras bien- no pude pasar desapercibido la nota de preocupación en su voz
-Si de maravilla-jamás admitiría que estaba mal, pero ellos se dieron cuenta
-Cuida de ella, no tardare-ordeno antes de salir como una fecha entre los arboles
-Volvamos a casa- me ordeno Emmett a lo que yo solo asentí y comencé a caminar, pero si antes de me estaba haciendo muy pesado ahora fue peor, me deje caer entre las raíces de un árbol él se inclino ante mí y solo negó con la cabeza, minutos después vi que Edward llegaba con un animal en brazos su corazón latía débilmente
-Bebe-dijo dejando al animal junto a mi yo solo negué
-Hazlo
-Te vez muy mal bella-me sorprendió que Edward me llamara así-te molesta que te llame bella, prefieres Isabella
-No, bella está bien- el aroma me llamaba pero no lo quería hacer
-Probar cosas nuevas no le hace un mal a nadie- agrego
-No lo hare, no quiero-gire mi rostro y soportando la respiración
-Pareces una niña pequeña, que se niega a comer sus vegetales, solo bebe un poco
-NO
-Nada pierdes, no te sucederá nada- la voz de Emmett se había suavizado
-No lo quiero hacer- regrese mi vista al animal que moría lentamente
-Estas muy débil-Edward me veía tiernamente, su preocupación era sincera cerré los ojos me castigaría después, algo de él me estaba haciendo vulnerable, tome al animal entre mis manos y mordí su cuello, del animal profirió un rugido de dolor y su sangre entro en mi garganta acabe con él rápidamente
-Y como estuvo?-la voz atronadora de Emmett me saco de mis pensamientos, esperaba mi veredicto con una sonrisa, no lo quería hacer no lo quería decir
-Y?-apremio Edward
-Sabe muy similar a la humana-dije sin mirarlos
-Eso es porque era un carnívoro-me explico Edward- puedes alimentarte de ellos, aunque en esta región son muy escasos, pero no difíciles de localizar
-Pero no es buena-me levante sintiéndome mucho mejor que hace unos minutos, camine hacia la casa sabia que venían detrás de mí, pero no quería hablar
-Debemos de avisar a Carlisle de que había un intruso
-Lo que no entiendo, es porque estaba aquí
-Espero que no tarden demasiado en regresar, tengo sed
-Te dije que fueras con los demás
-Y dejarte la diversión a ti, me hubiera perdido el ver como …
-Mi dignidad caía hasta los suelos, eso es lo que querías decir- encare a ambos chicos, vi el rosto serio de Edward y la sonrisa burlona de Emmett, lo que me enfureció
-Honestamente fue un espectáculo, la niña jamás probare la sangre de animales, se devoro a un puma con una velocidad increíble y parecías disfrutarlo, y no digas que insistimos demasiado, porque no fue así, es posible que ansiabas probarla
-Jamás!!!- estaba furiosa, de mi garganta se desprendió un gruñido, él hizo lo mismo
-Vamos, muéstrame de lo que eres capaz-me estaba retando y yo jamás me negaba
Me coloque en cuclillas mis ojos los tenia puesto en Emmett esperaba solo un movimiento para atacar, me mostro sus afilados dientes y yo hice lo mismo gruñí y él se dejo ir contra mi aventado a Edward que estaba cerca, me lance contra el lanzándolo hasta el árbol que estaba unos 4 metros detrás de él, coloque mi brazo en su cuello impidiéndole el movimiento, me lanzo uno metros lejos de él, el gruño y yo me coloque de nuevo en cuclillas, se lanzo contra mí pero un cuerpo me cubrió haciéndome caer debajo de el
-Basta Emmett-su voz sonaba furiosa, se había interpuesto entre los dos, sin importar salir lastimado, me moví bruscamente intentando inútilmente zafarme de él, pero me presionaba mas contra su cuerpo-tu también bella, cálmate
-Esto sería divertido-parecía ya haberse tranquilizado
-Cierra la boca
-Alguien necesita darle su merecido
-No sabes con quien te metes-sintió como me liberaba un poco
-Bella, te voy a soltar pero debes de prometer que no atacaras a Emmett-yo solo gruñí, lo que más quería era romperle un par de huesos a ese grandulón descerebrado- Promételo
-Si-se separo de mí y me levante de inmediato, Edward ya estaba entre los dos
-Vamos a casa- me tomo del brazo y tiro de mi, Emmett me veía de manera hostil
Llegamos a casa solo Edward y yo, Emmett se había mantenido lejos de nosotros, cuando entramos me marche directo a mi habitación, a los pocos minutos ahí que entraba Emmett
-Que es lo que estabas pensando?
-Ya me tiene fastidiado, con su actitud de soy una reina
-Se que eso nos molesta a todos, pero no es una razón para comenzar una pelea
-Es mi problema, no el tuyo, porque la defiendes?
-Es nuestra responsabilidad cuidarla
-Y por eso debemos de soportar sus impertinencias
-Recuerda que esta con los Vulturis, y si algo le sucede se vendrán contra nosotros
-Yo no les tengo miedo
-No solo eres tú, que dices de los demás, con tus impulsos nos condenas a todos, recuerda lo que nos conto Carlisle, Cayo solo busca una manera para poder terminar con nosotros
-Esta vez, tú la ayudaste, pero la siguiente no tendrá quien la defienda- sabia que lo que le decía Edward respecto a Cayo era verdad
No salí de mi habitación, no quería ver a ninguno de mis niñeros, abrí mi laptop y me puse a investigar si había alguna señal de los vampiros que me tenían aquí en esta casa, escuche que llegaron los demás, Emmett puso al tanto a Carlisle y a todos de lo ocurrido desde el intruso hasta nuestro pequeño enfrentamiento
-Donde esta?-Pregunto con tono bastante molesto-Espera Carlisle-escuche la voz de Esme quien iba tras él, supe que se dirigía a mi habitación, no me moví
-Isabella- toco la puerta
-Adelante
-Emmett y Edward me han contado lo sucedido esta tarde, que es lo que tienes que decir a tu defensa?
-Bella, se que bebiste sangre de un animal- no le importo la forma en que la veía Carlisle
-Si lo hice
-Esme, podrías ir con los chicos, quisiera hablar a solas con Isabella
-Bella- nunca me había hecho mucha gracia que me llamaran Isabella
-Pero Carlisle
-Por favor Esme- no hablo hasta que Esme abandono la habitación, se aseguro de que hubiera bajado hasta donde estaban los demás- tienes una idea de quién podría ser el intruso?
-No, en lo absoluto, sentí el aroma de un vampiro que no era familiar y fui a ver de quien se trataba, pero sintió la esencia de Emmett, Edward en combinación con la mía y se marcho
-Y cuando ibas tú solamente, siguió en su sitio o continúo moviéndose
-Parecía que estaba inmóvil, no sentí que se moviera
-Así que se marcho en cuanto sintió el aroma de los chicos-Carlisle
-Si- respondí y fue ahí cuando me percate de lo que me estaba insinuando
-Y dime porque no se movió cuando solo sintió tu aroma?
-No lo sé, pero debo de decir que no haría nada que los pusiera en riesgo
-Por qué debo de creerte?
-Jamás traicionaría a las personas que me están brindando un lugar donde quedarme
-Cuando llegaste no parecía que te importara eso en lo absoluto, sino todo lo contrario, dame una razón por la cual no deba dudar de ti
-No tengo una razón, para que ese vampiro se comportara de esa manera- era verdad no lo sabía y ellos estaban en todo su derecho de desconfiar de mi
-Te mantendré mas vigilada, no permitiré que arriesgues a mi familia y todo lo que he protegido por años
-Se que tus razones para desconfiar de mi son enormes, pero digo la verdad al decir que no sé quién era el intruso
-Te das cuenta de que atacaste a Emmett
-Tengo que soportar sus burlas, él me reto-me puse de pie, el grandulón me había retado
-Y eso es un motivo para atacar?
-No permito que nadie se burle de mí y mucho menos dejo un reto
-Debes de aprender a controlar tu temperamento
-Porque solo me lo dices a mí, si él no hubiera dado pauta no lo hubiera atacado
-Emmett no tenía la culpa de tu estado, sé que no debió de ser sencillo doblegarte a beber la sangre de un animal, pero no por ello debías de desquitar tu coraje con él
-No lo ataque por sentirme enojada internamente, si no por su reto
-Debes de aprender a controlar tus hábitos, Emmett no conoce de límites
-Entonces es hora de que alguien se los presente-sonreí
-No quiero saber que esto se repite, porque tendrás que marcharte, pero recuerda que tu lugar junto a Aro está en juego, el no quiere en su grupo a un vampiro sin agallas- me dejo sin palabras, sabía que tenía razón respecto a lo de Aro, no podía marcharme, tenía que soportarlos-Mañana iré a Seattle
-Yo iré
-No creo que sea conveniente, no quiero arriesgarme a que tus instintos salgan a flote y ataques, con lo sedienta que debes de estar aun
-Lo puedo controlar- recordé que me había detenido de atacar aquel chico en medio del bosque- ya lo hice una vez
-Creo que el que te hayan detenido de atacar a un hombre, no cuenta- remarco la palabra “Detenido”
-Se que esa no cuenta, pero no me refería a esa- gire mi rostro hacia la ventana no quería ver su rostro cuando supiera, se burlaría? Me vería con lastima?
-Entonces a cual te refieres?- su voz se había relajado
-Fue justo después de que tuve la charla con Esme, me interne en el bosque quería aclara mis ideas, cuando sentí el aroma del humano, fui hasta él, pero no lo pude hacer, era mi oportunidad ninguno de ustedes estaban ahí, me aleje de él y regrese, estaba frustrada por no haberlo hecho, y que es lo que pasa, Rosalie la defensora comienza una batalla verbal, de no haberla detenido la hubiera atacado, me estaba controlando-me arme de valor y lo vi directo a los ojos, estaba segura que analizaba si era verdad-y aun así te atreves a decir que no se controlarme?
-De verdad hiciste eso?
-Si, lo hice, es tan difícil de creer?-dije dejando que mis emociones salieran a flote mi voz parecía más una súplica que otra cosa
-Si, es muy difícil de creer, pensare si es conveniente que vayas a Seattle
-Conveniente?, yo estoy aquí por ello, y planeas que me quede aquí cruzada de brazos
-No me planeo arriesgar- se dirigió hacia la puerta-nos vemos después
Salió de mi habitación, escuche cuando llego junto a los demás quienes también parecían ansiosos de saber por donde había ido nuestra charla
-Carlisle, que le has dicho?
-La has echado al fin?
-Déjenlo hablar
-Alice tu viste algo de que bella se contuvo de atacar a un humano?
-Que hizo qué?
-Contenerse de atacar a un humano-repitió
-Lo viste o no Alice?- volvió a preguntar Edward
-Si lo vi
-Porque no lo dijiste-cuestiono Edward
-Como saben mis visiones toman rumbos diferentes, y pensé que se había modificado cuando quiso atacar aquel hombre, es por ello que no la mencione
-Deben de darle una oportunidad- No entendía porque Esme me defendía
-Oportunidad?, viste que fue capaz de atacar a Emmett
-Lo vi Rose, pero él comenzó
-De parte de quien estas?
-Emmett, estoy mintiendo al respecto, fuiste tú el que la reto
-Tiene razón-arrastro las palabras
-Mañana Edward, Jasper y Alice iremos a Seattle, Bella ira
-Y nosotros qué?
-Le harán compañía a Esme, son los que han tenido mayores roces con bella
-Todo por culpa de esa…
-No lo digas Rosalie, no todos tenemos la misma suerte-intervino Esme cortando la frase de Rosalie
Alice me aviso que al día siguiente partiríamos a Seattle, aprovecharíamos que Carlisle tenía que ir a recoger unos estudios del hospital, así podríamos intentar encontrar algún rastro, nos marchamos temprano en el auto de Carlisle, yo iba entre Alice y Jasper, llevaba mis gafas de sol a pesar de que el día estaba completamente nublado, no me sorprendería que comenzara a llover, pero debo de agradecer eso ya que nos permitiría andar entre los humanos con mayor libertad, mi reto comenzaba.
-Alice mantente al tanto de los movimientos de bella, y Edward al primer indicio llévala lejos, no podemos poner en riesgo a nadie
-Como digas-prácticamente Alice había saltado fuera del auto con gran emoción.
-Por donde comenzamos?
-Que les parece si por el centro comercial-señalo el edificio que estaba justo enfrente
-Estas loca?- se sobresalto Edward
-Vamos no pasara nada, además Bella necesita un poco de ropa nueva-me tomo de la mano y me llevo con ella intente controlarme estaba siendo invadida por miles de exquisito aromas, corazones que latían a un ritmo completamente tentador.
-Se que te encantara-yo solo asentí, observe la ropa intentando distraerme en ello, tomo dos blusas mientras Alice ya tenía blusas, pantalones, faldas, vestidos en sus brazos, debo de decir que fue divertido verla probarse casi media tienda, mientras los chicos se mantenían fuera de esta, nos veían de vez en cuando para checar que todo estuviera bien, yo compre un par de blusas y unos jeans, mientras Alice casi todo lo que se había probado.
-Ya que saciaste a tu compradora compulsiva, podemos comenzar con nuestra tarea
-Solo una más Edward, necesitas un par de zapatos que vi en Internet-Alice quien daba saltitos-Por favor
-Jasper controla a tu novia
-Verdad que no hay problema-pregunto Alice, a lo que Jasper solo se encogió de hombros, Alice lo beso yo me gire hacia un lado, no me apetecía ver tanto cariño
-Pero que sea rápido- tardamos cerca de 1 hora en la zapatería, Alice parecía disfrutarlo y a mí me estaba atormentando, planeaba que me compara una zapatos dignos para un buen equilibrista, no era mi estilo, prefería algo mas cómodo, pero aprendí que no hay quien le gane a Alice cuando se trata de compras.
-Ahora sí, podemos enfocarnos a buscar rastros- señalo Alice pasándola algunas bolsas a Jasper quien no parecía del todo contento, pero no se negó
-Quieres que te ayude?
-Gracias, pero puedo con ellas-respondí caminando más aprisa
Estuvimos cerca de 5 horas caminando por los lugares donde se habían encontrado algunas de las victimas que nosotros sabíamos habían sido por culpa de vampiros, pero no había ningún rastro, mi garganta me quemaba, mi ansiedad crecía, pero no podía ceder, sabía que estaba a prueba aunque no me lo hubieran dicho.
-Son bastante listos, no dejan rastros
-Deben de moverse con regularidad para no dejar rastro-secundo Jasper
-No estamos ni cerca de ellos, si vamos hacia otro lugar que no sean estos, tal vez tendríamos más suerte
-Si- me apoyo Alice
Caminamos hasta el punto donde nos encontraríamos con Carlisle, Alice parecía disfrutar el paseo, Jasper solo la seguía era un chico muy extraño, Edward iba junto a mi tenía su vista puesta al frente, pero sabía que estaba al pendiente de mis movimientos, el ardor era insoportable, jamás había estado tanto tiempo entre humanos sin alimentarme, me detuve y deje que el aroma penetrara mis sentidos, solo escuche que Alice llamaba a Edward.
Me gire hacia él y vi que me veía cuidadosamente, tenía que hacer algo, deje de respirar pero el sonido de los corazones me invadía, gire mi rostro a ambos lados, y sin pensarlo me aferre a Edward escondí mi rostros en su pecho, tenía mis brazos aferrados a su cintura, respire profundamente y solo el aroma que él desprendía me lleno.
-Estamos cerca, Carlisle nos espera en el auto-señalo Alice quien me quito las bolsas que traía en mis manos
-Sácame de aquí- le suplique, no sabía cuánto más me podía contener y en un rápido movimiento, sentí que Edward me tomaba en brazos y caminaba mas rápidamente, se metió junto conmigo al auto donde ya nos esperaba Carlisle
-Sucedió algo?- pregunto cuando puso el auto en marcha
-Debemos sacarla de aquí- el olor se hacía cada vez más escaso, me pareció un gran castigo, pero sin duda había pasado la prueba, levante mi rostro y encontré con sus ojos, no negare que me sentí avergonzada pues estaba aun es sus piernas , me moví y me senté entre él y Jasper
-Ya estas mejor-me pregunto Alice, girándose para verme, yo solo asentí y vi que Carlisle me veía por el retrovisor
-Obtuvieron algún rastro?- le agradecí que cambiara, la conversación pero lo que más me sorprendió fue ver que parecía a ver sonreído cuando me vio por última vez a través de espejo
-No, estuvimos en los lugares donde habían encontrado las victimas pero nada, y no podía ver nada- su voz cantarina sonó frustrada
-Son demasiado listos
-Hasta el más listo, comete errores
-Jasper tiene razón, tenemos que estar al pendiente de ello- mi voz sonaba un poco áspera debido a lo sucedido
-No tenemos alternativa- el resto del camino de vuelta fue un poco más agradable, aunque yo no participe en la conversación
Cuando llegamos a casa Emmet y Rosalie haciendo un castillo de naipes mientras Esme limpiaba los objetos de plata que había.
-Como les ha ido?
-Muy bien- le respondió mientras le daba un beso en la frente
-Veo que no perdiste el tiempo-señalo
-No son todas mías, algunas son de Bella, sabes que puedo llegar a ser muy persuasiva
-Oh fastidiosa-alego Edward quien recibió un golpe por parte de Alice, y tanto Rosalie como Emmett parecían furiosos por el cambio que tenían sus “hermanos” conmigo, al igual que yo era desconcertante.
-Si me disculpan, quiero ir a mi habitación- se me había hecho ya un hábito, cuando quería huir, nadie dijo nada así que me marche.
-En su habitación

miércoles, 7 de octubre de 2009

-Que es lo que quieres ahora?
-Esme quiere que bajes, nos criticas y tú tiene varios gestos humanos
-Cierra la boca-respondí molesta pero el solo sonrió, sabía que no podía discutir ya que tenía razón
-Discúlpate con ella, el que tu estés de un humor de perros no quiere decir que te puedas desquitar con Esme
-Olvídalo, y no planeo bajar- cerré de nuevo mis ojos e intente ignorarlo
-Estas en esta casa así que más vale que obedezcas, sé que me escuchas
-Maldita la hora en que esos estúpidos hicieron su disturbio en Seattle- dije para mi levantándome, deje mi ipod sobre el sillón, salí rumbo a donde estuviera Esme, además de prisionera ahora debía de ser sirvienta, simplemente grandioso!!!, camine lentamente hasta llegar a donde estaban todos, sabía que Edward iba detrás de mí, me gire y el entendió que es lo que quería
-Está en la cocina- se detuvo al final de la escalera con una sonrisa burlona
Camine más aprisa hacia donde estaba la cocina, la vi sentada en la mesa, parecía que tejía o algo parecido, me acerque sigilosamente
-Gracias por venir, temía que no lo hicieras-sonrió
-Me vi obligada
-Le dije que no lo hiciera- se movió de su silla, parecía que buscaba a Edward, pero se había marchado con los demás
-Y de que es lo que quieres hablar- dejo lo que hacía a un lado, y su atención estaba completamente en mí
-Como lo dije en un principio se que no es fácil, tu estas acostumbrada a algo totalmente diferente a lo nuestro, con eso me refiero a la dieta, pero estamos del mismo lado, todos queremos lo mismo a pesar de que tu dieta requiere la sangre humana, la defiendes es lo que hacen lo Vulturis
-Solo nos protegemos entre nosotros, para que todos los vampiros puedan seguir existiendo, no es que protejamos a una raza inferior, como lo son los humanos-dije un poco molesta pero sus palabras me había hecho reflexionar y sabia que aunque lo negara tenía un punto a su favor
-Te aceptamos aquí porque Aro es amigo de Carlisle desde hace siglos, nos respetamos mutuamente, nunca hemos puesto en tela de juicio su deseo de sangre humana, porque no nos afecta en lo más mínimo a nosotros, pero esta vez es completamente diferente
-Es diferente, porque estoy yo aquí
-Si, se qué opinas que somos una vergüenza por negarnos a beber sangre humana, pero hemos decidido que lo mejor es mantenernos a dieta de esta manera, no tenemos por qué ocultarnos y podemos estar cerca de los humanos sin ponernos en peligro, esas criaturas que denominas inferiores, tienen sus puntos buenos, pueden ser amables y no todas son detestables, es que al menos alguna vez has estado en contacto con alguna?, y no que sea tu alimento
-No
-Las reglas de esta casa fueron claras, no es porque a nosotros nos moleste que te alimentes de sangre humana- la observarme minuciosamente, parecía que me estaba autorizando a cazar, pero había algo mas- simplemente que no te lo permitimos, porque hay un tratado en estas tierras, si pasa algo de lo cual nos puedan responsabilizar, nos mataran
-Quienes?
-Lo Quileute, son una tribu de hombres lobo- sonrió al ver mi reacción de sorpresa
-Y como es que pueden vivir cerca de criaturas como ellas-pregunte no sé en qué momento me había sentado frente a ella, había abandonado mi careta de frialdad y estaba manteniendo una conversación civilizada con Esme quien era agradable.
-Tenemos nuestras restricciones, no podemos cazar en estas tierras ni pasar la línea, de lo contrario ellos tienen el derecho de comenzar la batalla, pero somos felices aquí, no nos importa tener que viajar para cazar, aunque sea un poco más lejos, Canadá es excelente, hay una gran variedad de animales- sonrió ampliamente al ver mi cara de asco, no lo pude evitar de solo hecho de imaginar el beber la sangre de algún animal
-Son felices aquí?, que es lo que hacen para divertirse un poco
-Cosas de humanos, no es tan malo como parece
-Prefiero no intentarlo, y morir de aburrimiento-dije encogiéndome de hombros, aunque sabía que tenía varios caprichos humanos, pero no lo admitiría frente a ella
-Detrás de esa chica dura hay una hermosa dama- me miro con una enorme sonrisa y me di cuenta de que habíamos tenido una plática normal, sin ofensas
-Porque haces esto Esme, te he tratado mal, muy grosera y aun así sigues siendo una mujer encantadora, otra en tu lugar me hubiera lanzado a la calle justo como los demás desean, estoy segura que esperan que lo hagas
-Lo hago porque sé que esto es nuevo para ti, el sarcasmo y tu mala actitud es tu defensa, he lidiado con peores, Emmet fue un caso serio, pero ahora es un chico excelente
-Todos me temen y tú me tratas como si fuera una muñequita- realmente me molestaba, que a pesar de mi comportamiento, me tratara como una más de su familia, su cariño se sentía, eso que un día había anhelado
-Ya te lo dije solo intentas intimidar, pero debajo hay una gran chica-me lo dijo casi en un susurro
-No es así-me levante bruscamente sin medir mi fuerza, me molestaba que me tomaran por una chica sensible, como si se tratara de una simple humana, en mi vida pasada fui todo lo opuesto y fui muy lastimada no lo seria nuevamente.
-Te marchas?- vio que estaba dispuesta a salir de la cocina-lamento si te ofendí
-Creo que lo que necesito es tomar un poco de aire- me contuve de ser nuevamente grosera con ella, me dispuse a salir de la cocina y vi que ella solo me observaba-recuerda de lo que hablamos
Salí de la cocina cruce la sala sentí que era observada, pero no me importo cruce rápidamente la casa hasta estar fuera, entré lo más rápido entre los árboles, solo quería distraerme llegue hasta el rio, di un salto para llegar a la otra orilla, no fue difícil corrí un poco mas salte y me coloque en una de las ramas de un harbo frondoso que me permitía tener una bella vista del lugar, pegue mi espalda al tronco respire profundo intentado relajarme, no sé cuánto tiempo estuve ahí, lo que me sorprendió fue que ninguno de mis niñeros se hubiera acercado, su aroma no estaba en el ambiente respire profundamente para cerciorarme, pero en lugar de ello percibí el aroma de un humano, mi sed era intensa, no lo pensé dos veces y me de guiar hasta donde llegaba el aroma, la oscuridad seria mi aliada, mi presa sería más fácil aun, no tenia ánimos para jugar con ella solo quería saciar mi sed, llegue a escasos 5 metros de un chico que no debía de pasar de los 19 años, su carro tenía problemas y estaba varado en el camino que cruzaba parte del bosque, me prepare escuchar su sangre recorrer sus venas su corazón latir me enloquecía, pero mi cuerpo no respondió, y a mi mente me saltaron las palabras de Esme, si yo cazaba ponía en riesgo a todos los Cullen.
- Y que me importaba ellos?- sin querer hable en voz alta, no eran nada mío solo me estaba brindando ayuda, sin importar lo mal que los había tratado, aun así seguían aceptándome en su casa
-Quien anda ahí?- escuche su voz entrecortada, era mi oportunidad no sentía el aroma de mis niñeros, solo era yo y este chico di un paso…Di un paso, pero las palabras invadieron mi mente me paralice y me eche a correr hacia el lado contrario, evite respirar, tenía que evitar sentir el dulce aroma de la sangre, tenía que alejarme, llegue al rio antes de lo que me imaginaba, lo cruce de un salto, caí sobre una roca haciéndola trozos, estaban las luces encendidas, vi por la ventana la silueta de Emmet inconfundible la silueta de ese grandulón, tome una bocanada de aire y sentí el aire libre de toda aroma humana, mi garganta me quemaba no entendía porque lo había hecho, porque lo había dejado vivir, estuve tan cerca, camine con paso decidido, abrí la puerta abruptamente todos se giraron para observarme Carlisle me veía más minuciosamente.
-Buenas noches Isabella
-No sé que tienen de buenas
-Ya basta, no tenemos porque estar soportando tus groserías-Rosalie que hizo a un lado a Emmett, me detuve en donde estaba y la vi se notaba molesta
-Rose
-Ya me canse, de que le soporten todo a esta niña mimada
-Rose tiene razón
-No por que seas parte de los Vulturis tienes el derecho a tratarnos como si fuéramos inferiores, somos iguales
-No lo somos-respondí furiosa, como se atrevía siquiera a pensarlo
-Rosalie, ya fue suficiente-interino una voz aterciopelada
-Tienes razón no lo somos tu eres una Asesina y nosotros no-sonrió
-Preferible ser una asesina a una fracasada e insípida barbie de segunda- me estaba conteniendo de atacarla
-Carlisle-Alice que saco del trance al vampiro
-Emmett llévate a Rosalie
-Esto no se termina aquí-la rubia mientras era empujada por Emmett fuera de la casa y él tenía una sonrisa en su rostro ya que Rose había dejado sin habla a esa intrusa que había llegado a su familia
Observe como Rosalie era empujada por Emmett, y al instante di media vuelta directo a mi habitación, cerré la puerta de un golpe, tenía que calmar mi ansiedad y mi furia hacia esa rubia insolente, me movía de un lado a otro de la habitación, como si intentara memorizar cuantos pasos había de la ventana a la puerta, fui al baño abrí el agua fría del lavado, y moje mi rostro, la temperatura era agradable, mi cuerpo comenzó a ceder, me estaba relajando, levante mi rostro, y me encontré con mis ojos, eran de un rojo oscuro como nunca los había tenido debía ser por la falta de sangre.
Salí del baño y escuche que Rosalie y Emmett ya estaban de nuevo junto a los demás
-Alguien tenía que decirle lo que se merece
-Deberías de habernos dejado a nosotros-la voz de Carlisle
-Es que ahora están de parte de esa intrusa-secundo Emmett a la rubia
-Si continuabas, ella te iba a atacar-Alice, me sorprendí de escuchar eso, sin duda es lo que hubiera pasado, si abría a boca de nuevo de nuevo.
-Creo que hubiera sido bueno que le hubieras dejado, alguien debe de romperle unos cuantos huesos y para mi seria un placer
-Rose tiene razón, es lo que le hace falta
-y Alice donde se metió?- el que pregunto debía ser el chico de aspecto extraño que según mis suposiciones era la pareja de Alice, se llamaba…Jasper
Su aroma llegaba hasta mi, se acercaba sigilosamente, sabía que era Alice, sin pensarlo salte de nuevo por la ventana, me interne en el bosque, corrí sin dirección solo por distracción, tenía que alejarme, me detuve al llegar a un claro, que estaba bastante alejado de la casa, era lo que necesitaba, estar sola, observe como la luna ya se posicionaba en el cielo, uno completamente despejado.
-Que es lo que te pasa?, que es lo que te está haciendo vulnerable?-me pregunte tomando una roca entre mis manos y lanzándola contra uno de los arboles que tenía en frente haciendo que este crujiera, tome otras más e hice lo mismo, las más pequeñas las presione en mis manos hasta que se hicieron polvo.
Sentí el aroma de ellos, debían de estar detrás de mí, no me gire, solo apreté mas mis puños y mi mandíbula, que no comprendían que necesitaba estar sola.
-Isabella, si no dices que es lo que te sucede no puedo hacer nada- escuche sus suaves pisadas no me gire relaje un poco mi mandíbula pero no me funciono aun no podía contestar
-Esme-dije en un susurro, supe que no comprendía lo que intente decir, se detuvo en seco al escuchar el nombre de su esposa
-Esme hablo con ella esta tarde- esa voz, me perturbaba, pero me hizo sonreír de manera arrogante, habían venido todos solo por mí, sabían de lo que era capaz y que uno de ellos no era suficiente para poder detenerme
-Es eso cierto-pregunto Carlisle yo solo asentí- estas en nuestra casa por un favor, pero no te atrevas a tocar a nadie de mi familia, de lo contrario no me importaría romper mi amistad con aro.
-Habla que es lo que sucede-su voz sonaba impaciente-Edward que es lo que piensa
-No lo sé-la frustración estaba en su voz, era eso lo que había intentado hacer desde que llegue, quería saber qué es lo que pensaba, pero era inútil mi don era superior, y ningún don mental me afectaba.
Respire profundo un poco más calmada y camine hasta quedar aun paso de distancia de Carlisle quien me seguía observando fijamente
-Solo quiero regresar-me impidió el paso, alce mi vista y vi una mirada penetrante de Carlisle, que jamás pensé ver esa mirada en sus ojos dulces
-Antes debes de decirme porque mencionaste a Esme
-Sera mejor que lo olvide-su expresión seguía igual
-Me dijeron lo de esta tarde, que estuviste apunto de atacar a un hombre, no te importa seguir la reglas
-Sigo las reglas, y en ellas se me permite alimentarme de sangre humana
-No esas reglas, las nuestras
-Basura-no soportaba esa situación, quería solo que se enfadara y me dejara marcharme, no quería hablar y darle el gusto de saber que había tenido la oportunidad de atacar a un hombre y no lo había hecho
-Si quieres seguir aquí debes de respetarlas
-Y si no?-lo rete
-Tendrás que marcharte, lo cual también será un disgusto para Aro, el saber que una de sus protegidas no es tan fuerte como creía
-Jamás ponga en duda mi fortaleza-nunca nadie me había subestimado de tal manera y vivía para contarlo
-Ve a casa y piensa lo que he dicho-me dejo pasar, los demás venían detrás de mí, llegue directamente a mi habitación y ahí me quede tirada en la alfombra, hasta que el sol salió, me levante solo para ducharme me vestí y de nuevo me deje caer sobre el sillón, mi ventana la había cerrado, no quería mas tentaciones, el aroma de Alice invadía el ambiente, cerré mis ojos y escuche que tocaba
-Puedo pasar
-Si-dije sin ánimos
-Vaya te has cambiado
-Solo venias a ver si me cambie o seguía con la misma ropa de ayer
-Ayudaremos a Carlisle en el hospital del pueblo, solo te venia avisar que se quedara Emmet y Jasper a tu cuidado, no intentes nada lo sabré
-Lo sabrás?, que eres adivina?
-Podría decir que si, veo el futuro y te mantengo vigilada-sin más se marcho, ahora entendía como se habían dado cuenta de mi primer ataque, pero no del segundo del cual había desistido, no debía de ser tan buena en realidad, seguí en lo que estaba tirada en medio de la habitación, me moví y sentí un bulto metí la mano debajo y saque el libro de Orgullo y Prejuicio, sin pensarlo lo comencé a leer, sabía que nadie me molestaría ni que recibiría burlas por ello, se había marchado y sabia que tanto Emmet como Jasper no se aparecerían en mi habitación de no sé por qué hiciera algo, pues no les agradaba en realidad.
Termine el libro justo cuando regresaban, debía de admitir que a pasar de ser una novela romántica y cursi, era bastante apegada a la realidad, pero eso jamás lo sabrían, cerré mis ojos y deje que los recuerdos llegaran a mi mente, el estar sola sin ruido, me permitían recordar ciertas cosas de mi pasado o debía decir de mi vida
------------------Flash back------------------------
Estaba sentada sola en la sala blanca de toque clásico, vi el periódico que tenía delante de mí y me sorprendió ver mi rostro en el de cuando aún estaba viva, estaba en la esquina inferior derecha de la foto de mis padres Charlie y René, debajo casi al final de la hoja, solo un auto hecho pedazos y dos cuerpos cubiertos por mantas llenas de sangre, eran de ellos mis padres, el solo imaginar el olor de la sangre, recuerdo que me hizo marearme y salir corriendo al baño, que irónica es la vida no soportaba el solo olor de esta y ahora es mi alimento.
----------------------Fin flash back-------------------------
El perderlos de esa manera fue lo que termino conmigo, eran lo único que tenia y se había marchado, eso había cambiado el rumbo de mi camino llevándome hasta donde estoy ahora convirtiéndome en una asesina.
Pensaba que esos recuerdos había desaparecido de mi memoria, pero no aun seguían vivos como si hubiera sucedido ayer, la herida seguía latente, y parecía que la estuvieran abriendo mas, Esme era tan parecida a lo que un tiempo fue mi madre, preocupada por su familia solo Charlie y yo éramos su mundo, no dejaba de demostramos su amor, me gustaba el poder platicar con ella de tantas cosas, era encantadora bastante moderna para su época, eso era lo que la caracterizaba. Y con mi nueva vida todo era diferente, nadie que se preocupara de esa manera, era solo un miembro más del grupo, pero llegue aquí y todo cambio, dio un giro inesperado, pero estaba realmente preparada para un cambio como este?

AFILIADOS